Coahuila

“Honor y Poder Popular a Guadalupe González Ortiz”: Diputada Lizbeth Ogazón

Durante la Sesión Solemne para inscribir con letras doradas el nombre de la Profesora Guadalupe González Ortiz, en el Muro de Honor del Salón de Sesiones del Recinto Legislativo “Venustiano Carranza”, la Diputada de morena, Lizbeth Ogazón, brindó un discurso en relación a dicho momento histórico.

En primera instancia, la Coordinadora de la bancada de morena en el Congreso del Estado, saludó al Gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís, al Magistrado Presidente de la sala regional Torreón del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Coahuila, Miguel Felipe Mery Ayup y al Diputado Eduardo Olmos Castro, Presidente de la Junta de Gobierno.

Así mismo, la legisladora saludó a la Maestra Isela Licerio Luevano, primera mujer Secretaria General de la Sección 38 del Sindicato de Maestros, y a Ariel Maldonado González hijo de la profesora Guadalupe González Ortiz.

Posteriormente, compartió el siguiente mensaje:

“Lo que no se dice no existe por ello debemos aprovechar la narrativa histórica que ha construido el patriarcado para hacer esta tercer inscripción de una mujer en los muros de la casa del pueblo. Las mujeres hemos tenido qué deconstruir cada una de estas versiones a fin de proponer un camino propio que nos libere de la opresión, dicho camino lleva impresas las características personales irrepetibles de cada una de las luchadoras políticas o sociales. Si, porque las fuerzas moderadoras de la historia si bien es cierto que están determinadas por la propiedad de los medios de producción requieren de la toma de conciencia de humanas y humanos con defectos y virtudes capaces de enfrentar el temor y de innovar, ir antes, descubrir o atreverse donde nadie antes lo había intentado.

Diputada Coahuilense Lizbeth Ogazón Nava.

Hoy las mujeres de Coahuila estamos de fiesta porque reconocemos por primera vez a una de nosotras por su participación política.

Las sufragistas mexicanas en 1953 lograron el reconocimiento de nuestro derecho a la ciudadanía plena que se expresa en el derecho a votar y ser votada.

Guadalupe González Ortiz como referente de esas valientes a las que les dio voz con su oratoria encendida y con las que se atrevió a caminar para exigir con el puño en alto los derechos que ahora nos permiten a nosotras estar aquí y continuar la lucha.

Hoy aún se requieren acciones afirmativas para poder garantizar el ejercicio de este derecho, si no fuera por estas se mantendría una expresión mayoritaria de género que no corresponde y que no ha correspondido nunca al padrón ciudadano.

No es suficiente que exista representación política femenina, se requiere también que asumamos cada una de nosotras un compromiso en contra de la opresión patriarcal y que nuestra labor de representación y legislativa no sea utilizada como un señuelo para afirmar su poder.

La toma de conciencia de la necesidad de una perspectiva de género es transversal y por lo mismo va aparejada a la conciencia de clase, a los procesos de liberación y a la agenda progresista.

Nada representarían estas letras de oro si no nos comprometen a continuar la lucha por los derechos políticos de las mujeres con honestidad y valor.

Nada representarían estas letras de oro si permitimos que esta representación que se ganó en lucha se transforme en una simulación que permita los abusos y que impida nuestra llegada plena a todos y cada uno de los cargos de representación política  porque hasta que haya una mujer gobernadora en Coahuila y una presidenta en la República seguiremos en lucha.

Honor y Gloria a Guadalupe González Ortiz

Honor y República a Guadalupe González Ortiz.

Honor y Poder Popular a Guadalupe González Ortiz” Finalizó.

¡Vamos por la alternancia!

Lizbeth Ogazón

Diputada

#YoLegisloPorCoahuila

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba