Cultura

El AIFA tendrá un corredor cultural de museos

Diana Zavala y David Santiago

Mientras que por la entrada principal del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) los pasajeros ingresarán llenos de maletas y con prisa de llegar a tiempo a su vuelo, en el acceso del lado opuesto las personas podrán pasar una tarde tranquila paseando entre los museos y lugares de recreación que se construyeron en la Base Militar No. 1.

El Corredor Cultural, como lo nombró la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), se desarrolla en una avenida amplia de dos carriles de vehículos que van en ambos sentidos, divididos por un camellón con palmeras al estilo Beverly Hills (aunque de mucho menor tamaño). A los lados se levantan los edificios que se construyeron al mismo tiempo que la terminal aérea y que serán inaugurados el 10 de febrero.

Las atracciones

El primer edificio en aparecer es el centro comercial, que para finales de enero ya está en funcionamiento. Habitantes de la ciudad militar (que también fue hecha desde cero en los últimos dos años) aprovechan las mesas al aire libre para comer y desde el exterior se pueden ver algunos locales de alimentos con la cortina subida en espera de más clientes.

Al interior hay una sucursal de Banjército, un gimnasio, boliche, áreas de juegos infantiles entre otros espacios.

Del otro lado de la calle, justo al frente, se encuentra el Hospital Regional Militar de 19,810 metros cuadrados y color verde. Cuenta con 13 consultorios médicos, seis odontológicos y capacidad para 89 camas en total.

El siguiente inmueble es el Museo Militar de la Aviación, que se encontraba en la base aérea que fue demolida para construir el AIFA. Antes de ver el nombre que está colocado con letras metálicas grandes en la fachada del edificio, se puede adivinar su temática por los aviones y helicópteros que están en el patio frente a él.

En sus salas se expondrá la historia de la Fuerza Aérea Mexicana con audiovisuales, además de 50 aeronaves. Cuenta con 12 salas y 24 galerías que podrán ser visitadas de forma gratuita de martes a domingo.

La joya del corredor cultural

El Museo del Mamut ha sido uno de los recintos más comentados y esperados del AIFA por cómo surgió.

Cuando se comenzaban las excavaciones para construir el aeropuerto, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), encargado de estar presente en todas las grandes obras de infraestructura, descubrió más de 40,000 huesos.

Entre los hallazgos había 480 restos de mamuts (con dos cuerpos casi completos) 100 camellos, 40 caballos americanos, entre otras especies. Por lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió crear un museo para su exposición.

De la mano del instituto crearon el Museo Paleontológico de Santa Lucía Quinametzin. El inmueble cuenta con 4,166 metros de construcción en donde a lo largo de seis salas se da un repaso por la vida de los mamuts colombinos que habitaron la zona y las posibles razones por las que sus huesos fueron encontrados ahí.

Con la idea de que sea apto para todo el público y fomente la interacción con los menores, en todas las exposiciones se combina la tecnología con métodos más tradicionales para explicar lo que se muestra.

En el inmueble hay un jardín temático en donde hay esculturas a tamaño real de las especies encontradas y expuestas. Y para no dejar de lado las nuevas herramientas digitales, el recinto cuenta con una sala de realidad virtual en la que se habrá disponible un juego con información, así como una sala de proyección 4k.

Todavía no se determina cómo será el acceso para las personas ni si el museo tendrá algún costo, pero las instalaciones tienen 94% de avance en la construcción.

Fuente Expansión

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba