Opinión

Amor con amor se paga

Por Arturo del Bosque.- Durante los largos años en los que éramos oposición, al gobierno y al modelo neoliberal, con el afán quizá,  de mantener  el ánimo y evitar la disgregación y el desanimo, tratábamos de convertir derrotas electorales, en victorias, la mayoría de las veces, mas con un ánimo de mantener el espíritu de lucha que en el análisis objetivo de los resultados.

El pasado domingo diez de abril, como es del conocimiento público, se llevo a cabo un ejercicio democrático inédito en nuestro país, la consulta constitucional acerca de la revocación de mandato del presidente de la republica.

El resultado obtenido en las urnas, es, sin duda alguna, un gran triunfo del movimiento que por largos años se gesto y resistió las innumerables embestidas que, desde el poder y en complicidad con los medios lacayos, trataron de descarrilar este gran esfuerzo transformador.

Pero, en honor a la verdad, el gran triunfador de este ejercicio democrático lo es el presidente de la republica, Lic. Andrés Manuel López Obrador,  su incansable apostolado por hacer realidad el ideal de años, la justicia , la igualdad, el combate a la corrupción, el espíritu conciliador entre diversos sectores de la sociedad, la fraternidad y el trato solidario hacia aquellos que, por la lógica concentradora de riqueza fueron excluidos  del desarrollo y los mínimos estándares de bienestar, una franja de la población por siempre olvidada, vejada y negligida, una franja que hoy, hoy se siente dignamente representada por su presidente, el compañero presidente que vela porque esa monstruosa desigualdad sea menos lesiva para los que menos tienen y que , sobre todo les ha devuelto una virtud que por años les fue escamoteada, la dignidad, hoy son dignos adultos mayores y le pagan al presidente con su más caro sentimiento, el amor, que con amor se paga.

Igual que hace años, como decíamos, tratábamos de convertir derrotas en victorias, hoy por hoy, la derecha desquiciada, extraviada y lastimosamente ridícula, trata de convertir un evidente triunfo, no solo en una derrota, sino en la estocada final , el inicio de la debacle de la cuarta transformación y montados en su irrisoria realidad afirman que este ejercicio, decidió ya, el resultado del 24 y que, por supuesto será una gran derrota de la cuarta transformación y del presidente de la republica, como líder indiscutible de este gran movimiento, nada mas lejos de la realidad, en la danza de los números, por donde le vean y al ritmo que quieran les dimos una zapateada, veamos.

En la elección del 2018 en la que el hoy presidente obtuvo la impresionante cantidad de 30, 11 3, 483 votos, se instalaron 150, 684 casillas, esto significa que, en promedio, votaron por el hoy presidente, cerca de 200 votantes, 199.8 para ser exactos.  

En la consulta por la revocación o ratificación, votaron por el presidente, por su permanencia en la presidencia, 15, 1 59, 323 ciudadanas y ciudadanos, se instalaron 56,465 casillas en todo el país, esto da un promedio de 268.4 votantes por casilla, además, la votación para presidente de la republica tiene una gran difusión, el país entero durante tres meses no habla de otra cosa, no así en la revocación de mandato en donde el instituto electoral, como encargado único de la difusión de este ejercicio, no solo fue omiso en su responsabilidad, sino que fue un ente que con una y mil artimañas, saboteo la realización de la consulta constitucional, ahora que conocemos los resultados se entiende la estrategia perversa del INE, impedir que la cantidad de ciudadanas y ciudadanos en apoyo al presiente rondara  los 40 a 45 millones de votos.

El caso de Coahuila es también muy revelador de cómo se ha movido o ha cambiado el panorama electoral, a saber, en la elección del 2017 en la que el hoy gobernador obtuvo la cantidad de 482,891 votos, se instalaron en el estado 3,620 casillas, es decir, el gobernador Riquelme obtuvo en promedio 133.3 votos; por la permanencia o apoyo al presidente López Obrador, votaron en Coahuila 339,765 ciudadanas y ciudadanos, solo se instalaron 1365 casillas, es decir un promedio de 234.9 votos por casilla, en una prospectiva sin mucho análisis, si se hubiesen instalado las mismas casillas que se instalaron cuándo la elección para gobernador, no es de extrañar que el presidente hubiese obtenido un apoyo de 850, 338 ciudadanos y ciudadanas coahuilenses, esta es la expectativa real para dirimir la gubernatura en el ya cercano 2023, de ahí los nervios y el llamado del gobernador Riquelme a la no participación, no podrá hacer los mismo en el 2023 y como se dice, en  Coahuila y en el estado de México, el PRI dejara las últimas dos gubernaturas que muy probablemente sean las ultimas que le queden, cuando antes de Salinas gobernaba en las 32 entidades federativas del país.

Independientemente de esta numeralia, en el sentir de la militancia queda el grato sabor del deber cumplido, pero sobre todo el de los venerables adultos mayores que recorrieron grandes distancias, que en las zonas más marginadas y con accesos tortuosos y complicados, se hicieron presentes con su presidente, el rostro agradecido y de compromiso con el presidente de millones de adultos mayores y por supuesto de no tan mayores, nos deja la sensación de que, si, si es el camino correcto, el de la dignidad, el de la empatía y la fraternidad, la compasión entendida como el compartir las penas,  pero también y sobre todo compartir  la inmensa alegría que hoy por hoy puebla nuestra geografía, nuestras ancianas y ancianos son, son felices con y sin permiso de los viejos y amargados oligarcas.

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba