Opinión

¡TODOS SOMOS AMLO!

Por José María González Lara.- Seis años no son suficientes para corregir 36 años de neoliberalismo que depredó a México, con fraudes electorales, saqueo y corrupción, “acuerdos en lo oscurito” para favorecer al poder económico y a políticos coligados con éste, medios de comunicación y periodistas mafiosos para sus jugosos beneficios a nivel nacional y en las entidades con gobiernos locales del PRI o del PAN, con autoridades de seguridad ligadas al crimen organizado en un escalada de violencia difícil de controlar, y muchas, muchas distorsiones de la vida pública del país desde una perspectiva apátrida sin nacionalismo, sin morales ni principios éticos.

Cada día se revelan más atracos y corruptelas que muestran a la sociedad lo ruin y perverso de los gobiernos de derecha prianistas, con sus acuerdos para favorecer a la oligarquía nacional y trasnacional, un ejemplo de ello es la reforma energética respecto a la generación y transmisión de electricidad, para lo cual los corifeos mediáticos, académicos y sus militantes gritan a voz en cuello la necesidad de que no se modifique dicha reforma porque afectaría al medio ambiente y encarecería el pago de la energía eléctrica ¡vaya sarta de mentiras y falsedades!

Ahora huérfanos de privilegios, el poder económico no escatima recursos para denostar, criticar, desprestigiar y afectar la construcción de un nuevo régimen político, económico, social y cultural. En efecto, la Cuarta Transformación no ha sido sólo un cambio de gobierno como lo fue la supuesta “transición a la democracia” en el año 2000 -más de lo mismo, acuerdos cupulares-, sino un cambio verdadero que se sustenta en la transparencia, la lucha contra la corrupción y la participación democrática de la sociedad en las decisiones que en afectan la vida diaria de la ciudadanía.

Nada de lo que se propone como cambio satisface a la derecha política, académica y mediática, mucho menos a poderosos empresarios que hicieron jugosos negocios en el anterior régimen neoliberal, contra todo y a favor de conservar un sistema de injusticias, prerrogativas y dispensas. Miles de millones de pesos se pagan en el golpeteo, y a golpeadores, para que no avance la democracia participativa, para que las élites sigan dirigiendo la ruta de la nación siempre a favor de unos cuantos y no de toda la población.
Inclusive, aluden a la “libertad de expresión” para callar al presidente de la República y evitar la defensa diaria que hace del proyecto que respaldamos millones, inclusive, cínicos y farsantes, hablan de dictadura cuando nadie les censura ni se les impide vociferar en contra del poder ejecutivo, lo que nunca hicieron en décadas del régimen de derecha.

Por otra parte, es muy satisfactorio ver la organización, aunque aún precaria, de una parte de la sociedad, que con argumentos defienden el cambio y opinan al respecto de toda lo que confiere a lo público del país, que se reúnen y discuten los avances y lo que aún falta por hacer, que en redes sociales evidencian las farsas de la derecha, que reúnen las firmas para la democracia participativa (consulta y revocación), que van de puerta en puerta para defender el cambio del país, que construyen la historia y que a su tiempo continuarán construyendo las futuras generaciones, responsabilidad compartida para que la derecha nunca retorne al poder.

Millones siguen a la derecha, pero más millones son las y los demócratas. La lucha sigue por un México más democrático, justo e igualitario, en esta batalla en la disputa por la nación no se debe cesar para defender un proyecto nuevo que favorezca a todas y a todos. Vamos con Andrés Manuel López Obrador, el futuro ya contempla el cumplimiento de nuestras responsabilidades históricas. ¡Todos somos AMLO!

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba