Opinión

Let it be (déjalo ser)

La renuncia a la titularidad de la fiscalía de Francisco Murillo Ruiseco se produciría en mal momento. El poder legislativo carece de estabilidad interna que facilite un relevo idóneo en momentos en que la proliferación de delitos alcanza sus niveles máximos.

En un comunicado interno inmediatamente desmentido, el fiscal expone que da por concluido su encargo para atender “algunos temas personales de salud, los cuales requieren también de un tiempo razonable de salud para su solución”.

Publicaciones relacionadas

No sería sorpresa, los “decires” especulan sobre su posible incorporación a otras responsabilidades públicas desde que asume el gobierno del estado David Monreal, quién lastimó la autonomía del órgano de estado de una forma increíblemente desconsiderada al forzar el despido del periodista Juan Gómez Hernández como responsable de prensa de la fiscalía, en ese trance quedaron ambos mal parados, uno por tomarse atribuciones que la ley no le otorga y otro por permitírselo.

EL abogado Murillo Ruiseco es versadoen ciencias penales como pocos en el medio, a su sólida formación académica, agrega las ventajas de ser hijo de un ya fallecido abogado de mucha trayectoria como fue Francisco Murillo Belmonte, que fue un eficaz procurador de Justicia.

A diferencia de los regímenes parlamentarios, el esquema presidencialista le da manga ancha al titular del poder ejecutivo para designar sus colaboradores solamente imponiendo requisitos para ciertos cargos, México transitó, bajo el impulso inicial de Salinas de Gortarí, a la creación de órganos autónomos para atender funciones de estado de importancia estratégica, una de las cuales es la de perseguir el delito, para lo cual se buscó eliminar la dependencia del ejecutivo de las procuradurías mediante la creación de las fiscalías como órganos constitucionales autónomos.

Reconociendo como un gran avance la mutación institucional, la primera generación de fiscales enfrenta la mentalidad arcaica de no pocos gobernadores que confunden la relación de sana colaboración basada en el respeto mutuo a las atribuciones de cada parte, con la facultad de disponer al estilo de antes de la autonomía, esa proclividad mostró el gobernador al disponer la separación del periodista, esperamos que sea una golondrina que no haga verano.

Territorio de impunidad

La impunidad ha tenido en el campo del ministerio público un bastión de primera línea. archivar, integrar con deliberada deficiencia carpetas de investigación, omitir o adulterar evidencias, manipular los plazos de prescripción, incurrir en intencionadas violaciones al debido proceso son unas de muchas formas de sabotear la justica de las que siempre tiene que estar al pendiente el fiscal para evitarlas. El crimen organizado siempre busca neutralizar esa etapa de la justicia valiéndose de las balas, el chantaje y el dinero. No existe fiscal, por honesto y eficiente que sea, que pueda suponer que no duerme con el enemigo. Si además de esa escabrosa cotidianidad le suma el acoso externo de personajes con poder para que quite a “fulano” y nombre a “zutano”, se cancela en perjuicio de todos, la posibilidad de integrar al servicio público de la procuración de justicia a quienes tengan méritos en vez de padrinos.

Basta cotejar la trayectoria de la población penitenciaria en el estado de los últimos veinte años de crecimiento exponencial de los delitos para darnos cuenta de lo atrasado que estamos, Las cárceles zacatecanas (no hay prisiones federales) no están sobrepobladas como en otros estados, no porque no existan delitos sino por la crónica debilidad en la investigación y persecución del delito.

En lo que revela una falla de planeación estratégica, Zacatecas contó con una procuraduría ostentosa, apantallante como pocas, cuando las autopsias en Fresnillo se realizaban en el panteón debido a la falta de espacio. Es bien sabido que, desde hace varios años, se alquilan camiones refrigeradores para almacenar cadáveres cuando su número rebasa la capacidad instalada.

Algo que debió calar en el ánimo del fiscal es la reducción del presupuesto cuando el crecimiento de los delitos rebasa con mucho el promedio nacional, las razones solo las conocen quienes elaboraron el presupuesto o a lo mejor ni ellos y simplemente hicieron lo que les ordenaron, cuando pudimos conocer los motivos, el bloque opositor, que debiera ser el más interesado en la deliberación pública del presupuesto, le hizo el gran favor al titular de finanzas de no tener que dar explicaciones.

No es momento

Es probable que estemos ante una operación propagandística de la delincuencia para debilitar las instituciones que la combaten.

¿Entenderemos que los delincuentes hacen política contra y en dónde conviene a sus intereses?

Ojalá que cese toda especulación en torno a la titularidad de la fiscalía. Su función es vital para los zacatecanos y en estos momentos nada garantiza una terna óptima del gobernador y una votación de altura en la legislatura.

¿Cierto?

Nos encontramos el lunes en Recreo
@luismedinalizalde | luismedinalizalde@gmail.com

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba