Economía

La inflación con AMLO distinta a la neoliberal, influyen factores externos

Hoy en día, muchas personas que viven la inflación actual, del 7.45% -el mayor nivel observado en los últimos 21 años- lo ven como algo llevadero, debido a que durante la década de los 80 se alcanzaron tasas de crecimiento en el nivel general de los precios superiores al 100%.

Aún así, 31.5 millones de mexicanos menores de 21 años, están viviendo la inflación más alta en sus vidas.

Según indicó el subdirector de Análisis Económico de Ve por Más (BX+), Alejandro Saldaña a Imagenexisten distintos factores que han generado altos niveles de inflación, no sólo en México, sino a nivel mundial.

El factor principal es la pandemia, que creó desbalances entre la demanda y la producción.

“El consumo se ha recuperado más rápido que la producción de distintos bienes y servicios, lo que ha hecho que los precios suban. Pero el efecto de covid-19 Inflación de hoy, distinta a la del pasado sobre la economía mundial cada vez es menor, por lo que se espera que en un futuro no muy lejano haya más equilibrio entre la oferta y la demanda para que los precios se puedan estabilizar”, indicó.

A esto se sumó la invasión de Rusia a Ucrania, que sacó del mercado a una buena proporción de materias primas, como petróleo o distintos granos.

“Hay mucha incertidumbre sobre cuánto va a durar el conflicto, pero no será par siempre, por lo que será un factor que quitaría presión a los precios generales”, explicó.

El especialista aseguró que la inflación no ha llegado a los niveles registrados en los años 80, pues en ese momento fueron factores internos los que generaron las presiones inflacionarias, como la crisis en las finanzas públicas, en la balanza de pagos o las extraordinarias depreciaciones en el tipo de cambio.

“Actualmente tenemos un banco central que es autónomo, por lo que está tomando las acciones justas para combatir las presiones inflacionarias”, mencionó.

Al respecto, Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base recordó que el Banco de México fue autónomo hasta 1994, por lo que, antes, no tenía el objetivo de mantener una inflación baja y estable.

“En ese entonces, el gobierno gastaba mucho y usaba al banco central como su caja chica, que era cuando se llevaba a cabo una mayor impresión de dinero, pero también se causaba mayor presión inflacionaria”, indicó.

Saldaña agregó que también existe otra diferencia entre la inflación actual y la de hace 40 años: que las expectativas de precios se encuentran todavía ancladas.

“Esto es fundamental para evitar caer en una espiral inflacionaria como en los 80”, dijo.

BX+ ha anticipado que la inflación cerrará 2022 en 6.30%, mientras que para 2023 se espera en 4.1%, lo cual es una desaceleración, aunque se mantiene por niveles altos.

Fuente Polemón

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba