Mundo

Cumbre de las Américas: diferencias con EU posicionan a AMLO como vocero de América Latina

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha insistido a su homólogo Joe Biden que no excluya a ninguna nación de la Cumbre de las Américas, de lo contrario, advirtió que no acudirá de forma presencial. (Presidencia/Cuartoscuro)

La próxima edición de la Cumbre de las Américas se ha convertido en un escenario de desencuentros entre México y Estados Unidos, situación en la que el presidente Andrés Manuel López Obrador sale ganando, consideran analistas.

Resaltan que el presidente mexicano ha conseguido presionar a su homólogo Joe Biden al pedirle no excluir a ninguna nación, también se está posicionando como líder de los países de la región y como vocero, lo que ha generado que, con su posible ausencia y la de otros mandatarios, se tenga el riesgo de una cumbre fallida.

Los expertos consultados consideran que México ha demostrado liderazgo en las últimas semanas. Primero, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue bien recibido en su gira por Centroamérica y El Caribe, luego su petición de no excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua de la Cumbre a realizarse entre el 6 y 10 de junio, lo que ha propiciado que Estados Unidos reconsidere si invita o no a una representación de esas tres naciones e incluso ha creado una comisión de funcionarios para dialogar con el mandatario mexicano, quien advirtió que no viajará si la invitación no es para las 35 naciones.

El planteamiento de López Obrador ha tenido eco en la región y algunos mandatarios que sí estaban invitados han dicho que no asistirán si hay exclusiones, entre ellos el de Bolivia, Luis Arce, y otros más han puesto en duda su participación como la presidenta de Honduras, Xiomara Castro; el de Argentina, Alberto Fernández, y el de Chile, Jair Bolsonaro.

Si la propuesta del presidente de México no prospera y por lo tanto en la Cumbre de las Américas no están representadas las 35 naciones, no puede leerse como una derrota para López Obrador, sostiene Eunice Rendón, extitular del Instituto de los Mexicanos en el Exterior.

“Si no invitan a todos y Andrés Manuel López Obrador no va, tampoco el presidente de Bolivia, ni el de Argentina, ni la de Honduras, el fracaso no sería para AMLO, sino para la Cumbre”, sostiene.

Desde 1994, la Cumbre de las Américas se realiza cada tres años. Se trata del encuentro en el que los países de América buscan unificar esfuerzos para atender temas como democracia, desarrollo económico y este año en particular se prevé que un asunto central será la migración.

“Parte del problema que tendría la Cumbre es que para que se logren acuerdos importantes tienen que estar los países de tránsito, recepción y expulsión de migrantes porque uno de los temas más importantes que quiere tocar Biden es justo la migración”, agrega Rendón Cárdenas también coordinadora de Agenda Migrante.

AMLO mete presión a Biden

Desde que inició el gobierno de Joe Biden, entre México y Estados Unidos se han alcanzado convenios de cooperación en materia de seguridad y migración, entre ellos el Acuerdo Bicentenario y la restauración de los Protocolos de Protección al Migrante, conocidos como «Quédate en México».

Con el anunció de no acudir a Los Ángeles y solo enviar una representación de su gobierno encabezada por Marcelo Ebrard , el presidente Andrés Manuel López Obrador está presionando a Joe Biden y de paso se asoma el riesgo de boicotear la Cumbre si otros mandatarios optan por no asistir.

“La propia gira de Andrés Manuel a Centroamérica sorprendió porque mostró un liderazgo que no había mostrado en otras cosas hacia Estados Unidos como es el tema migratorio. Ha aceptado mucha presión; ha aceptado el programa ‘Quédate en México’, el Título 42, porque Estados Unidos no los podría implementar sin que México esté de acuerdo, mientras sí ha cedido a presiones importantes en el tema migratorio; por otro lado, vemos este liderazgo en la gira por Centroamérica y ahora sorprende con esta protesta de la no exclusión”, sostiene.

Primero, a través de una llamada telefónica; luego, desde su conferencia matutina, y más tarde a través de micrófonos instalados en Guatemala, El Salvador, Honduras, Belice y Cuba, el mandatario mexicano convocó a iniciar una nueva era en la política de la región y no excluir a ninguna nación.

“Se está escuchando la voz de México. México se está convirtiendo en vocero de varias demandas de los países de la región y de América Latina”, refiere el experto en relaciones internacionales y académico de El Colegio de la Frontera Norte, José María Ramos.

El canciller Marcelo Ebrard resaltó con una serie de tuits que –de concretarse la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador– de no excluir a ninguna nación en la Cumbre, se podría continuar con la política de Barack Obama, quien en 2015 sostuvo una reunión con Raúl Castro en Panamá.

“El presidente López Obrador propone retomar el camino iniciado por Obama e interrumpido desde entonces. Bloqueos y embargos sólo traen sufrimiento a los pueblos, no democracia. Quienes nos critican hoy, lo saben”, escribió el canciller en sus redes sociales.

Rendón Cárdenas considera que parte del mensaje que busca enviar López Obrador a su homólogo Joe Biden es la demanda de respeto.

“Debe haber un respeto de Estados Unidos por la región, y que no lo hay hoy. Es importante y es parte del mensaje que está dando el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero hacen falta más acciones que no solo ir a la Cumbre”, sostiene.

México ha demostrado liderazgo porque se han unido otros países como Honduras, Argentina y Bolivia. Esto si le puede mover el tapete a Estados Unidos porque México está teniendo una influencia en la región”.

Eunice Rendón, coordinadora de Agenda Migrante.

A Estados Unidos le importa que México asista

El anuncio del presidente de México de no acudir a la Cumbre generó que desde Estados Unidos se enviara una comisión para dialogar con el mandatario mexicano. Por un contagio de COVID-19, la reunión se realizó en un formato híbrido y en el que participaron el canciller Marcelo Ebrard, el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar y el asesor para la Cumbre de las Américas de la Casa Blanca, Christopher J. Dodd.

Tras el encuentro, Dodd se comprometió a que en las próximas horas se daría respuesta al planteamiento de México de no excluir a ninguna nación. Sin embargo, hasta ahora no ha sucedido.

En su conferencia de prensa de este miércoles, el presidente López Obrador dijo que aún no hay respuesta, pero agradeció a Estados Unidos por no darle “cerrazón” a su planteamiento.

“Vuelvo a agradecer al gobierno de Estados Unidos porque no ha habido cerrazón y está tomando en cuenta nuestra propuesta de invitar a todos, que nadie excluya a nadie. Entonces, estamos buscando una respuesta en beneficio de los pueblos. Vamos a esperar”, destacó.

El embajador de Estados Unidos en México ha visitado Palacio Nacional y lo ha hecho también como negociador para que el presidente López Obrador asista a la Cumbre. En un evento realizado en el Estado de México, el diplomático recalcó que para Estados Unidos es importante la presencia de México.

“Ahora se pueden preguntar: ¿por qué estamos dándole tanta atención a México?, pues porque en una Cumbre de las Américas se requiere que México esté ahí con su liderazgo”, dijo hace unos días.

Para José María Ramos, México es clave en la Cumbre de las Américas si el tema central es la migración.

“Estados Unidos si requiere disminuir los flujos migratorios, necesita urgentemente la colaboración de los países de la región como México”, sostiene.

Ese país, como nunca está experimentando la llegada masiva de migrantes que buscan asilo. De acuerdo con datos oficiales, en abril se reportó la detención de 234,088 migrantes, una cifra nunca antes vista.

En el podcast Política y Otros Datos de Expansión, el analista Carlos Bravo Regidor, sostiene que de no lograr una Cumbre de las Américas exitosa, se lo reclamarán a Biden.

“La Cumbre de las Américas tiene en principio como esa primera dimensión en la cual Biden quiere sentarse con los distintos países a tratar de llegar a algún tipo de protocolo, de acuerdo, de política, para mitigar los flujos migratorios. Es importante para el gobierno de Biden anotarse ese triunfo”, explica.

Hasta ahora Estados Unidos no ha enviado invitaciones de manera formal, por lo que será en las próximas horas o días cuando se conozca si la petición de López Obrador tuvo o no éxito.

Fuente Expansión Política

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba