Archivo Histórico

Breve semblanza de un dirigente revolucionario

Texto escrito por Elías Orozco Salazar.

Ciudad Mante.- Hay vidas que, a pesar de su corta existencia, trascienden en la historia de las luchas del pueblo trabajador, por su pensamiento y su acción revolucionaria. Así fue la vida inquieta y talentosa de Raúl Ramos Zavala, quien desde muy joven, junto con su madre y su hermana Estela, se mudaron a vivir de Torreón, Coahuila, a Monterrey, Nuevo León. Era el principio de la década de los 60; el propósito era estudiar en la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Por su gran interés y su aplicación perseverante al estudio, Raúl terminó de cursar la licenciatura en Economía con una sólida formación académica, de tal manera que fue invitado por sus maestros a dar clases como auxiliar en su misma escuela, en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad de Puebla. Paralelamente a este periodo de aprendizaje, tuvo la oportunidad de participar intensamente en las luchas estudiantiles de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Así, entró en contacto con las ideas y el pensamiento democrático revolucionario. Estudió el marxismo, la filosofía, la historia nacional y los temas culturales y artísticos más diversos, como la novela, la música, etcétera. Esto lo llevó a convertirse en uno de los líderes estudiantiles universitarios más avanzados y destacados de aquellas luchas. Fue el máximo dirigente nacional de la Juventud Comunista de México, con el más alto nivel intelectual y formación teórica.

Después de la represión del movimiento estudiantil popular de 1968 en la Ciudad de México, en cuya secuela imperaba el espíritu de derrota y de desmoralización en muchos activistas y dirigentes, Raúl fue de los pocos dirigentes que con más claridad y lucidez política empezó en 1969 a invitar al estudio y reflexión de los hechos y el quehacer de los revolucionarios. En el breve período de 1969 a 1971, ya existían varios grupos de la lucha armada socialista rural y urbana. La Asociación Cívica Nacional Revolucionaria, de Genaro Vázquez Rojas; el Partido de los Pobres, de Lucio Cabañas Barrientos; la Federación de Estudiantes Revolucionarios de Guadalajara; los Lacandones de México, Distrito Federal; los Guajiros, de Diego Lucero Martínez; el Movimiento de Acción Revolucionaria, con presencia en el Distrito Federal y Chihuahua; las Fuerzas Revolucionarias Armadas del Pueblo, con presencia en Guadalajara; el grupo guerrillero, aún sin nombre, pero que fue apodado como Los Macías, con presencia en Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y Chihuahua; entre otros grupos más pequeños.

En todos ellos flotaba la idea de buscar la unidad política nacional de los grupos. Sin embargo, no podíamos ponernos de acuerdo, porque no sabíamos cómo hacerlo, ni por dónde empezar. En este periodo, recién se había constituido el Grupo de los Procesos en Monterrey, que encabezaba Raúl Ramos Zavala, junto con otros dirigentes muy destacados y estudiosos. Raúl, con una inteligencia muy aguda y profunda, hizo su propuesta más coherente ante aquellos grupos de pioneros revolucionarios socialistas, que consistió en dar una fuerte lucha teórica ideológica para combatir la dispersión del pensamiento revolucionario socialista, para poder diseñar un proyecto nacional de organización política revolucionaria, que luchara contra la opresión social y la explotación del pueblo trabajador. Lamentablemente, las esperanzas de este brillante organizador y pensador revolucionario quedaron truncadas al caer abatido en un enfrentamiento con la policía de la ciudad México, en febrero de 1972.

El más destacado continuador de su pensamiento revolucionario, fue el compañero Ignacio Salas Obregón, quien con su liderazgo y el apoyo de la organización de dimensión nacional más influyente en el país, la Liga Comunista 23 de Septiembre, a la que va unido el nombre de su más brillante precursor Raúl Ramos Zavala, que en paz descanse.

¡Gloria eterna en el altar de la Patria Revolucionaria a los que entregaron su vida en la lucha por el amor, la justicia y la libertad de su pueblo!

* Texto preparado para su lectura en el Homenaje a Raúl Ramos Zavala, Ciudad de México, 6 de febrero de 2022.

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba