Mundo

Aprueban la mayor reforma migratoria en 35 años

En una votación de 220-213, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ayer un extenso paquete migratorio, aunque más reducido que el propuesto por Joe Biden. En la imagen, Biden a su salida del hospital donde le realizaron una colonoscopía. Foto AFP

La Cámara de Representantes aprobó ayer –en votación de 220-213– el paquete de reforma migratoria más extenso revisado por el Congreso en 35 años, aunque en una versión mucho más reducida de lo que buscaban originalmente los proponentes.

La propuesta –que es diferente a la presentada por la administración de Joe Biden en febrero pasado–, no incluye la vía a la ciudadanía y forma parte del paquete presupuestario por 2 billones de dólares en iniciativas de gasto que reformarían la atención médica, la educación, el clima y las leyes de inmigración y fiscales.

Si la disposición es aprobada por el Senado, la medida permitiría a los indocumentados desde antes de 2011 hasta 10 años de autorización para trabajar, pero sin alcanzar la meta inicial de ofrecerles un camino a la ciudadanía.

La iniciativa de ley, que aún deberá sortear el voto del Senado, ha sido aprobada a sólo unas horas de celebrada la cumbre tripartita entre México, Estados Unidos y Canadá, en la que el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo una defensa de la comunidad migrante.

Protesta en Nueva York para exigir una reforma migratoria. Foto Michael M. Santiago / Getty Images

Libertad condicional

La disposición ofrece una especie de exención a las leyes de inmigración, utilizando un proceso conocido como libertad condicional para permitir que las personas permanezcan en el país durante cinco años, con la opción de extenderla por otros cinco.

Aproximadamente 6.5 millones de personas se beneficiarían directamente de la medida, según un análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO).

Según ese análisis, alrededor de 3 millones de esas personas serían elegibles para pasar del estado de libertad condicional a la residencia legal permanente, el primer paso hacia la ciudadanía.

Las disposiciones sobre inmigración no alcanzan el propósito de los demócratas de proporcionar un camino hacia la ciudadanía a alrededor de 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

La representante demócrata por Texas, Verónica Escobar, lamentó que el paquete finalmente se redujo a protecciones mediante una década de autorización de trabajo. “Si bien eso es absolutamente inadecuado, esto proporcionaría la capacidad para que muchas de estas personas increíbles puedan ir a trabajar todos los días sin temor a represalias o miedo a la deportación”, aseveró.

Manifestantes reclaman un camino a la ciudadanía en Washington D.C. Foto: La opinión.

Recuperación de visas

El proyecto también incluye la recuperación de visas, evitando la pérdida de unas 222 mil de estos permisos familiares no utilizados y 157 mil visas basadas en el empleo, que expiraron al final del último año fiscal. La medida ayudará a retener las vías de inmigración para aquellos en el extranjero que a menudo esperan años para llegar a Estados Unidos.

Si bien el debate sobre inmigración fue un tema menor en las negociaciones para el proyecto de ley Build Back Better (como se conoce a la propuesta de gasto), enfrentó a demócratas y defensores de la inmigración a puerta cerrada.

En el centro del debate estaba la disputa sobre si los demócratas deberían impulsar un camino a la ciudadanía en el proyecto de ley o conformarse con la libertad condicional, sólo un respiro temporal de la aplicación de la ley para millones de inmigrantes.

Tres demócratas de la Cámara de Representantes, los representantes Jesús García (Illinois), Adriano Espaillat (Nueva York) y Lou Correa (California) se hicieron conocidos como «los tres amigos» por su amenaza de retener sus votos para el proyecto de ley final a menos que se incluyeran disposiciones sobre migración.

Los tres más tarde hicieron campaña para incluir la residencia permanente en lugar de la libertad condicional en el proyecto de ley, pero esos esfuerzos fracasaron cuando el CHC no logró unirse detrás de su causa.

“Este es un buen primer paso adelante que permite que nuestros electores respiren. Esta legislación histórica incluye autorizaciones de trabajo y protección contra la deportación para más de 7 millones de personas «, dijeron los tres legisladores en un comunicado conjunto tras la aprobación del proyecto de ley.

«No se equivoquen, si bien esta es la política más transformadora que nuestras comunidades han visto en más de tres décadas, queda mucho trabajo por hacer en nuestros esfuerzos para asegurar un camino hacia la ciudadanía», agregaron.

El proyecto de ley aprobado por la Cámara pasará ahora al Senado bajo las reglas de reconciliación en un esfuerzo por eludir un obstruccionismo republicano y aprobar el paquete con solo el apoyo demócrata.

Fuente La Jornada

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba