OpiniónPolítica

Revocación de Mandato: ¿A qué le tienen miedo?

Tenemos muchos años oyendo las quejas de los miembros de la derecha sobre los peligros, amenazas y agresiones para el interés general que significa el presidente López Obrador. Si bien esto comenzó desde principios de los años 90s, a partir del 2006 su figura representa algo parecido a la del anticristo para los católicos.

Prácticamente toda la información que difunden sobre el presidente, sus acciones, sus colaboradores y hasta su familia, intenta proyectar una imagen falsa y en el mejor de los casos, una idea distorsionada sobre su trabajo, el cual por cierto siempre ha sido en busca del bienestar de las mayorías a través de procesos de resistencia pacífica y lucha democrática.

Su pecado más castigado es el de no dejarlos seguir robando, pero siempre utilizando el marco legal para hacerlo. De lo menos que se le acusa es de ser autoritario, cuando todos ellos hoy pueden decir o hacer lo que quieran, mientras no transgredan la ley y no se roben lo que es de todos. En el caso de los medios tradicionales, ya convertidos en pasquines de ciencia ficción, hemos visto de todo, sin embargo siguen teniendo libertad de expresión.

En los gobiernos de Calderón o Peña Nieto, los supuestos periodistas que hoy difunden mentiras permanentemente en los medios tradicionales, incluso profiriendo insultos contra el presidente y todos los que lo rodean, ya estarían durmiendo el sueño de los justos en alguna fosa clandestina cavada en Guanajuato, Jalisco o Tamaulipas, pero hoy se les tolera, se les da atención, se les difunde profusamente a través del canal del gobierno y se les ofrece derecho de réplica.

El escenario para los negocios que no roben y respeten la ley, es prometedor. La economía del país va como nunca antes la habíamos visto. Se está creando más infraestructura de la que se desarrolló en los últimos 40 años, las cifras de empleo han roto todos los récords, el peso no se ha devaluado, se está creando un mercado interno con muchos millones adicionales de consumidores, para que le puedan comprar a las empresas que fabrican y dan servicios.

Los empresarios poderosos se reúnen frecuentemente con el presidente y sus secretarios para acordar acciones e inversiones conjuntamente. Se destina una fuerte cantidad del presupuesto federal a proyectos que están desarrollando las empresas privadas y hasta a los medios golpeadores se les siguen destinando cantidades enormes de dinero del presupuesto de publicidad del gobierno.

Los bancos han ganado más dinero en México del que habían podido recibir en toda su historia, la bolsa de valores ha roto récords históricos y está en su nivel más alto desde que se tienen registros. A cambio, los grandes corporativos hoy tienen que pagar impuestos, como lo hacemos todos los mexicanos, no se les permite abusar de los demás y aunque esto también se persigue dentro del marco legal, sin que un solo empresario o político haya sido encarcelado sin que antes se hayan presentado pruebas fehacientes de su culpabilidad. No como era antes, cuando los delitos se fabricaban al gusto del presidente en turno.

A pesar de todo esto, los oligarcas mandan todos los días a sus voceros a los medios y en cuanta tribuna pública pueden hacerlo, pero hoy que tienen la oportunidad de deshacerse del presidente legalmente a través de la consulta sobre revocación de mandato, que promueven por todos los medios que no se lleve a cabo, la bloquean desde su sucursal instalada en el INE y desincentivan el voto ciudadano de este proceso, cuando la lógica nos diría que están actuando en contra de la causa que tanto han pregonado.

Como siempre, sus acciones van en el sentido contrario de sus afirmaciones. ¿A qué le temen?

Como dijo el filósofo francés Alain: “El hombre que tiene miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo”.

Fuente SinLínea

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba