Política

Los lobos famélicos de la derecha y su rechazo a la Reforma Energética

Con ningún argumento medianamente inteligente, pero con montones de rechiflas y ademanes faranduleros los grupos parlamentarios del PRI, PAN, PRD y MC, se reafirmaron como los vendepatrias que siempre han sido durante la pasada sesión de la Cámara de Diputados con motivo de la Reforma Eléctrica.

Hambrientos y ansiosos por agradar a los intereses privados que defienden con todo su miserable ser en espera de sus respectivos huesos, los legisladores de dichos partidos pisotearon una vez más la soberanía de la nación y agraviaron las esperanzas de bienestar del pueblo de México.

No conformes con estar devengando un altísimo salario del bolsillo de los contribuyentes a los que escupen con sus traiciones, ese hato de apátridas se dio el gusto de burlarse de la clase trabajadora del país y de restregarle que ellos ostentan el poder de hacer lo que les plazca sin consecuencia alguna.

Tal es el caso de la diputada plurinominal del PRI, Paloma Sánchez, quien le faltó al respeto a los manifestantes a favor de la Reforma Eléctrica que se encontraban afuera del Congreso de la Unión al salir a canturrearles “no va a pasar” para luego carcajearse en compañía de su personal.

Ante esta ofensiva acción y el evidente papel de provocadora que la diputada asumió durante los debates, desgañitándose desde su curul, es necesario analizar la verdadera “utilidad” de los legisladores plurinominales en general pues no representan a ningún sector de la población al no ser elegidos por el voto popular. Son, en resumen, ornamentos demasiado costosos para la sociedad mexicana.

Otra de las burlas más lamentables hacia la gente fue la negativa de las diputadas Margarita Zavala (PAN) y Edna Díaz (PRD) de excusarse de participar en el debate legislativo sobre la Reforma Eléctrica por un conflicto de intereses. A pesar de que los nexos de Margarita Zavala y su cónyuge Felipe Calderón con Iberdrola han sido más que probados, así como ventilado el vínculo entre Edna Díaz con el cabildero italiano Paolo Salerno, cuya empresa ha confirmado que se encuentra prestando servicios de “asesoría” a la coalición Va por México, ambas diputadas insistieron con total cinismo en participar en la discusión.

Cero ética, cero decencia. Y falta todavía ver como se victimizarán estas tres mujeres bajo el argumento de “violencia de género”, cuando los cuestionamientos del pueblo ante su actuar son totalmente legítimos y nada tienen que ver con eso.

Así, como lobos famélicos seguirán los del PRI, PAN, PRD y MC defendiendo los intereses de las empresas privadas a quienes sirven. Por suerte, el presidente Andrés Manuel López Obrador está decidido a terminar con el saqueo a la nación y puede lograrlo con el apoyo activo y continuo de la sociedad.

Fuente Polemón

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba