Política

EU sigue financiando a opositores del gobierno de AMLO: Aníbal García

FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional  (USAID) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED) continúan financiando  a organizaciones opositoras al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, como Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). Ello, en el contexto de la estrategia de golpe de Estado blando que se desarrolla en este país, expone Aníbal García Fernández, maestro en estudios latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

En entrevista con Contralínea, el especialista explica que tanto la USAID como la NED “no paran”, y suministran recursos a organizaciones que se han manifestado en contra del proyecto de la cuarta transformación. “En el caso de México, no se nota que haya una disminución importante en el financiamiento de organizaciones, instituciones e incluso una serie de cámaras empresariales”. 

De la revisión del presupuesto a MCCI, presidida por María Amparo Casar y fundada por Claudio X González Guajardo, dice el académico universitario, se desprende que entre 2018 y 2019 recibió unos 736 mil dólares. Asimismo, México Unido Contra la Delincuencia (MUCD) recibió 70 mil dólares en 2021; y México Evalúa, entre 2018 y 2019, obtuvo 85 mil dólares, en 2020. 

“Todas estas organizaciones son las que están golpeando constantemente al gobierno actual”, explica, y agrega que son también las que están exponiendo en contra de la reforma eléctrica en el parlamento abierto.  “Hemos visto ahí, por lo menos a dos personas vinculadas a México Evalúa, también a gente del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), que están constantemente cabildeando para que no se apruebe la reforma”.

“Trabajan con la USAID y con la NED, tienen vínculos no solamente en México sino en América Latina. Entonces estamos hablando de este tipo de poder blando que ejerce Estados Unidos, y que si bien no es igual al que podría ejercer con Venezuela, Cuba o Nicaragua, sí se nota en este tipo de financiamiento que continúa”, expone el académico.

El maestro García Fernández añade que estas organizaciones del gobierno estadunidense también financian grupos de periodistas como Quinto Elemento Lab, que recibió en 2020 alrededor de 65 mil dólares de la USAID;  la Fundación Connectas, recordada por el texto sobre el programa Sembrando Vida y su supuesto vínculo (que no se comprobó) con la fábrica de chocolates Rocío.

Otro que ha sido beneficiado es el empresario Luis Andrés Holzer Neumann, operador de Claudio X González Guajardo y quien preside Grupo Industrial Omega, Industria Regional de Relojes Suizos, Holzer y Compañía, Inmobiliaria Coapa Larca, Inmobiliaria Castellanos, Consorcio Metropolitano Inmobiliario, Inmobiliaria Fumisa, Negocios Creativos, y es miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi).

Al respecto, el investigador García Fernández dice que “también recibe financiamiento de la NED de Estados Unidos y está vinculada a un proyecto con Cuba, ¿qué hace esta organización recibiendo dinero de Estados Unidos para hacer política pública hacia Cuba? Este tipo de financiamiento que hace Estados Unidos, merece la pena seguirlo, rastrearlo, porque no se queda en financiamiento sino en este tipo de poder que potencia los golpes blandos en la región o fuera de ella, pero, también el descontento social, que van encauzando hacia sus propios intereses”.

—Hace nueve meses se envió por parte del gobierno de México una nota diplomática en donde se pide la aclaración del financiamiento a MCCI, fundada por Claudio X González,  y  no se habido respuesta del gobierno de Estados Unidos. ¿Qué se puede esperar?, ¿considera que llegará una respuesta del gobierno de Joe Biden para el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador?

—Tendríamos que ver la forma en la cual el gobierno mexicano a través de las instancias correspondientes vuelve a presionar este tipo de aspectos. Ya hubo una declaración oficial que dio el gobierno de Estados Unidos en donde sugirió que iba a seguir este financiamiento, no fue una respuesta expresa a lo que preguntó el gobierno mexicano, pero, nosotros seguimos viendo que este financiamiento continúa. 

“Se espera la continuación de este tipo de soft power, poder blando, que ejerce Estados Unidos con los países de América latina y de otras regiones del mundo también. En América latina, este tipo de estrategias tienen sus implicaciones, hechos concretos que son: tirar gobiernos… Recuerdo el caso de Brasil, en donde hicieron justamente este financiamiento con una gran cantidad de organizaciones y que encauzaron el descontento en un momento coyuntural muy relevante para el país; lo mismo hicieron en Ecuador, lo siguen intentando en Venezuela y en Cuba.  Es una estrategia muy bien trabajada por ellos, y la van a seguir impulsando por distintas vías.”

—¿Considera que todavía hay posibilidad de ejecutarse un golpe blando en México? 

—Es complicado, no me aventuro a decir, sí o no; más bien a revisar cómo se están desarrollando los hechos, cómo vienen trabajando instituciones y cómo se vinculan personajes. Esas tres cuestiones e ir viendo las relaciones que establecen personajes con instituciones y cómo aprovechan el momento político en una coyuntura muy específica, eso nos permitiría ir viendo cómo se desarrollan los hechos. El gobierno actual tiene una estrategia muy buena para contrarrestar este tipo de aspectos y que se potencia sobre todo con la aprobación que tiene el gobierno que no ha bajado, aunque lo han intentado hacer, el parámetro a menos de 50 o 40 por ciento. No ha habido ese tipo de parámetros en la aprobación presidencial. 

“Por otro lado, también hay una función social que ejercen muchos medios libres o muchos medios independientes, como Contralínea, que constantemente están contrarrestando las noticias falsas, que dan otro tipo de opiniones, que ponen a debate, discusión y en contexto lo que está sucediendo en el país. Eso es lo que permite contrarrestar este tipo de estrategia de poder blando, que van encaminadas a quitarle la aprobación que tiene un gobierno para después ir avanzando en esta estrategia. Por ahora no lo veo, no hay algo todavía concreto con lo cual podemos decir que se podría caminar hacia allá, pero, desde luego que lo vienen intentando desde distintos frentes: el económico, el político y el de medios, ahora con esto que sucedió con Loret de Mola, pero que también tiene sus antecedentes en otros con la pandemia. Esto va a ir caminando y va a ir desarrollándose en los siguientes años hasta llegar a 2024, que va a ser una fecha clave para el país y América latina, porque no hay que dejar de mencionar que México tiene un papel bastante relevante en la geopolítica latinoamericana.”

Fuente Contralínea

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba