Nacional

Laurie Ann, la dentista anti Gatell financiada desde las sombras

En octubre del 2020, la Dra. Laurie Ann Ximénez Fyvie constituyó la asociación civil Salvemos con ciencia para, según ella, enfrentar la Covid-19. Esto porque – “argumentó”- la estrategia del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para contener la pandemia había sido un “desastre”.

Para ello, la egresada de la Facultad de Odontología de la UNAM reunió a “un grupo de científicos y médicos altruistas”, supuestamente “sin afiliación política ni religiosa”, que estaban “comprometidos con encontrar soluciones, desde una perspectiva humana y científica a la crisis originada por la pandemia de COVID-19 en México”.

Al menos eso es lo que señala el “ideario” de la organización en su portal web salvemosconciencia.org

La asociación, que se presumió sin fines de lucro, comenzó a pedir donativos. Conforme la Dra. Ximénez Fyvie se exponía más en los medios de comunicación, más pedía que se le depositara a su asociación.

La exposición mediática de la Dra. Ximénez tuvo éxito, pues al poco tiempo la poderosísima Fundación Mexicana para la Salud A.C. (Funsalud), se fijó en su recién nacida iniciativa, y la comenzó a “ayudar”.

Laurie Ann Ximénez hizo una alianza para obtener donativos vía Funsalud.

Pero, ¿Quiénes integran el Consejo Directivo de Funsalud? De acuerdo con su propio sitio de internet, está constituido en su mayoría por un grupo de empresarios cuyo principal negocio es la salud, además de una camada de magnates opositores al presidente López Obrador.

En su Asamblea General de Asociados se encuentran el propietario de Kimberly-Clark, Claudio X. González Laporte -padre de Claudio X. González Guajardo, promotor de la alianza del PRI, PAN, y PRD denominada Sí por México-.

Claudio X. González Laporte, presidente del Consejo de Administración de Kimberly Clark de México.

Además, está el empresario Olegario Vázquez Aldir, hijo de Olegario Vázquez Raña, dueño de un conglomerado de empresas que incluyen hoteles, hospitales, y medios de comunicación, denominados Grupo Imagen y Grupo Ángeles. 

También aparecen el magnate Carlos Slim y su hijo Marco Antonio Slim Domit; además de Javier Arroyo Navarro, director general de Farmacias Guadalajara; el presidente del Palacio de Hierro, Alberto Baillères González, y su hijo Alejandro Baillères Gual; el director general de Axa Seguros, Daniel Bandle; y el director general de la Farmacéutica Mayoly Spindler, Bertrand Baron, entre otros.

Funsalud fue creada en 1985 -bajo el auspicio del presidente Miguel de la Madrid– por personajes de gran peso como los difuntos Carlos Abedrop y Rubén Aguilar, ambos protagonistas de la nacionalización de la banca en 1982, el primero como presidente de la Asociación de Banqueros de México (ABM) y el segundo al frente del Banco Nacional de México (actualmente CitiBanamex); o el banquero José Carral Escalante, quien posee una experiencia de 40 años en la banca internacional.

También participaron en su creación empresarios de la Industria Alimentaria, Refresquera y Farmacéutica. La intención de Funsalud fue proteger los intereses de tres industrias muy importantes en el país: la refresquera, la tabacalera y la de la comida ultra procesada y chatarra.

De acuerdo con un reportaje de Paola de Loera para la organización Poder, Funsalud ha incidido en las políticas del sistema de salud, pero siempre priorizando sus intereses. De su mano se ejecutó la descentralización de los servicios de salud, así como la implementación del Seguro Popular, este último proyecto considerado el inicio del desmantelamiento del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La descentralización fue comandada por el ex rector de la UNAM, Guillermo Soberón Acevedo, durante su periodo como secretario de Salud en el sexenio de Miguel de la Madrid. En 1985 impulsó Funsalud y fue su presidente ejecutivo entre 1988 y 2004.

En tanto que el Seguro Popular, conformado en el sexenio de Vicente Fox, también surgió de las entrañas de Funsalud. No es casualidad que el secretario de Salud de Fox, Julio Frenk Mora, haya sido vicepresidente ejecutivo de la organización dos años antes de asumir ese encargo.

Otro de los hombres de influencia de Funsalud es el empresario farmacéutico Pablo Escandón Cusi, quien fue presidente del Consejo Directivo de la Fundación. Escandón es presidente de Nadro, la mayor distribuidora de medicamentos en México y miembro del Consejo Mexicano de Negocios, el grupo empresarial con más influencia en el país.

Funsalud cuenta con 169 asociados entre los que destacan poderosos grupos farmacéuticos a nivel mundial como Laboratorios Pfizer o como Alfredo Rimoch, presidente del Consejo de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM).

De acuerdo con el reportaje de Paola de Loera, la meta de los integrantes de Funsalud era crear un sistema de salud universal para que la iniciativa privada también pudiera participar. Esto se hizo mediante la creación de un Paquete de Garantías Explícitas de Salud, que le permitiría a los hospitales privados hacer un negocio redondo, al obtener recursos del gobierno federal en turno para atender a las personas que, por la saturación de las instituciones de salud públicas, no podían ser atendidas.

Durante los gobiernos del PRI y del PAN, Funsalud tuvo gran peso en las decisiones que se tomaban en materia de salud. Incluso, gente de dicha asociación llegó a ocupar cargos de importancia, como Mercedes Juan López, quien fuera secretaria de salud con Enrique Peña Nieto. Fue ella precisamente la principal impulsora del sistema de salud universal.

Precisamente, para aceptar su cargo como secretaria de salud de Peña Nieto, Mercedes Juan López tuvo que “renunciar” a la presidencia ejecutiva de Funsalud. Al retirarse de la Secretaría de Salud, su cargo fue ocupado por el ex rector de la UNAM, José Narro Robles, otro personaje salido de las entrañas de la misma fundación, donde ocupaba un cargo prominente en su comité técnico.

Funsalud ha sido tan importante para los gobiernos neoliberales que, de los últimos nueve secretarios de Salud, siete han ocupado puestos previamente en su organización. Además de los nombres ya mencionados, por su Consejo Directivo han desfilado funcionarios de alto nivel como el ex secretario de Hacienda, Pedro Aspe Armella, y el ex secretario de energía, Jesús Reyes-Heroles González-Garza.

La sede de Funsalud está construida en un terreno donado en comodato por Jesús Kumate, Secretario de Salud en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. A la postre, también Kumate se convirtió en asociado honorario de la organización. En el siguiente sexenio el entonces secretario de Hacienda, José Ángel Gurría, apoyó a Funsalud con la aplicación de swaps sociales para la movilización de recursos nacionales e internacionales.

En octubre del 2020 Funsalud anunció que haría alianza con la organización de la Dra. Laurie Ann Ximénez, específicamente para la recaudación y aplicación de los recursos económicos donados por empresas e instituciones. Todo, indicaron, para que la asociación de Ximénez pudiera brindar apoyo a la población en general en temas relacionados con COVID-19.

“En Salvemos con ciencia nos honra y enorgullece contar con la colaboración de una asociación civil sin fines de lucro, con el prestigio y trayectoria de FUNSALUD, ampliamente reconocida durante más de 35 años por su labor filantrópica y humanitaria a favor de la salud de la población mexicana”, señala un boletín difundido por la asociación de la Dra. Ximénez Fyvie.

En el mismo, detalla que todos los donativos recibidos a través de Funsalud “serán reportados semanalmente con absoluta transparencia en nuestra página”, esto es, a partir del 26 de octubre del 2020. Sin embargo, Polemón detectó que el portal no ha habilitado la sección que corresponde a la rendición de cuentas: https://salvemosconciencia.org/transparencia-e-indicadores/ y se mantiene en la absoluta opacidad.

En el frente de la página aparece una leyenda que dice “próximamente”, con una invitación a suscribirse para conocer los detalles.

Laurie Ann Ximénez es una abierta detractora del manejo de la pandemia que ha tenido el Gobierno de México, especialmente del subsecretario Hugo López-Gatell Ramírez.

Aunque su especialidad es la odontología, porque se tituló como cirujana dentista por la UNAM y se doctoró en Ciencias Médicas en Medicina Dental en la Universidad de Harvard, Laurie Ann Ximénez frecuentemente es entrevistada como experta en la materia de Covid-19 por medios de comunicación afines a los gobiernos neoliberales.

¿Cuánto aporta Funsalud a la asociación de Ximénez Fyvie? ¿Por qué una asociación que representa intereses económicos de empresas farmacéuticas, como lo es Funsalud, financia a una recién creada asociación civil?

Preguntas que no tienen respuestas.

Lo que queda claro es que, en la gestión de López Obrador, la designación del secretario de Salud no fue influida por Funsalud. Y, al contrario, el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, es considerado un enemigo de dicha organización, pues critica a las empresas farmacéuticas, las de comida chatarra, las tabacaleras y las refresqueras, todas ellas, ligadas a Funsalud.

¿Es extraño que sea precisamente Hugo López-Gatell el blanco predilecto de las críticas de la Dra. Ximénez Fyvie?

Un libro de odio

Laurie Ane Ximénez escribió un libro publicado en editorial Planeta al que tituló Un daño Irreparable. La criminal gestión de la pandemia en México, ejemplar en el que por cierto la doctora compara a López-Gatell con el médico nazi Josef Mengele.

La publicación fue ampliamente respaldada por los intelectuales y comunicadores de cabecera de anteriores sexenios como Héctor Aguilar Camín, Carlos Loret de Mola, Héctor de Mauleón, Ricardo Raphael, Sergio Sarmiento, José Ramón Cossío, y hasta Ricardo Rocha.

Sin embargo, el libro es un concentrado de citas descontextualizadas, ideas inconexas y argumentos endebles, como lo demostró el analista Hernán Gómez Bruera en febrero del 2021 cuando entrevistó en exclusiva a la Dra. Laurie Ann.

El analista le dijo a Ximénez-Fyve que su libro carecía de rigor, pues de acuerdo con lo escrito en un penúltimo mensaje, de las 111 referencias bibliográficas, ni siquiera el 10% provienen de artículos científicos, ya que la mayoría tienen como base a la prensa y algunos tuits.

“¿Cómo es que la Dra. @lximenezfyvie tiene una memoria tan corta sobre lo que escribe y dice? ¿No quiere hacerse cargo de sus palabras, orientadas a generar estridencia y crispación en medio de la crisis sanitaria? ¿O acaso no es realmente ella quien escribió esta obra?”, escribió posteriormente el analista en su cuenta de Twitter.

La investigadora llegó al extremo de inventarse en su libro un pasaje increíble para “demostrar” su argumento central:

“A ver, Hugo, dime cómo le hacemos”, habrá dicho López Obrador. Ahí, el subsecretario habrá esbozado una solución a medio camino entre dejar morir a todos y mantener a raya la pandemia. “No, Hugo, es mucho dinero”, le espetaría nuestro presidente. Entonces, al subsecretario se le ocurriría la maravillosa idea de la inmunidad del rebaño. “Los suecos y Reino Unido lo están haciendo así, señor presidente. Así van a morir menos personas que con la influenza”. “Ándale, pues. Y vas tú, Hugo, que tienes buen porte, pareces rockstar y las chavas mueren por ti. Tú darás las conferencias diarias sobre coronavirus”. El presidente, que a costa de la muerte de la gente a la que tanto juró proteger, prefirió seguir invirtiendo en una refinería, un tren y un aeropuerto en medio de la peor crisis sanitaria que el mundo ha visto en el último siglo, zanjó así lo que terminó por definir la suerte de los 134 638 mexicanos que hasta el 11 de enero de 2021 han muerto por COVID-19″.

Fuente Polemón

Editor

Medio independiente de noticias relacionadas con la Cuarta Transformación de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba